Buscar este blog

lunes, 2 de mayo de 2016

Fernando Soto Aparicio: Gracias

Cuando era estudiante de secundaria, apenas una adolescente,  llego a mis manos el libro Después empezará la madrugada del maestro, poeta y escritor colombiano Fernando Soto Aparicio. Este libro me enseño la buena lectura, imaginar, soñar y antetodo entender algo de nuestra historia reciente, esa historia que ha desangrado a mi país y que muchos prefirieron no contar. Luego pasarían:  La rebelión de las ratas, El espejo sombrío, Mientras llueve, La siembra de Camilo, otros tantos que aún conservo en mi biblioteca  y su último trabajo de despedida de esta vida, Bitácora del Agonizante.


Él, Fernando Soto Aparicio se convirtió para mí, en ese primer gran amor que siente una niña por su padre, lo idealice con cada libro, con cada poema y siempre pensé que jamás lo conocería, aunque  mí corazón juvenil de entonces, conservaba en lo más íntimo y en secreto esta esperanza.  


Un día mi sueño secreto de conocerlo se hizo realidad, habían pasado muchos años y esa jovencita había crecido y se había convertido en periodista. Para ese entonces cuando lo conocí,  trabajaba como periodista de cultura en un medio de comunicación radial. 

Una tarde casi dos décadas atrás, lo invitamos al programa para hablar  sobre sus libros.  Cuando lo vi, no lo  podía creer, mi mente, mi cuerpo y mi espíritu se paralizaron, estaba frente a ese hombre que había marcado mi vida intelectual, y aunque los periodistas estamos preparados para entrevistar a cualquier personaje, fue como vivir ese momento  en cámara lenta. Era un hombre de unos sesenta y tantos años, para entonces,  de gran estatura  y de contextura gruesa, no lo podía creer,  era mi ídolo, el personaje por el cual le tomé amor a la lectura, por el cual entendí  que mi país y mi América Latina entre conflicto y conflicto se desangraban, el hombre que sin saberlo, me enseñó el amor por la escritura.

Se sentó a la mesa de trabajo, mis compañeras comenzaron la entrevista y yo, como si hubiera encontrado al amor de mi vida, sentía mariposas en mi estómago,  no musitaba palabra, solo quería que su voz, como lo hicieron en su momento las letras, se quedaran impresas en mi mente. Luego sin pensarlo dos veces, comencé a preguntar por cada uno de esos libros maravillosos que pasaron por mi mano y la admiración comenzó a salir con cada pregunta de una manera delicada, adecuada para descubrir en él los secretos para ser escritor. La conversación se convirtió en una charla amena, como si hubiéramos sido siempre amigos entre amigos. El tiempo —casi dos horas de entrevista—, fue corto para todo lo tenía que preguntar  y aprender. Nunca en mi carrera profesional me había pasado y le agradezco a la vida haberlo leído, haberlo tenido cerca y he atesorado, desde ese día,  en mi mente y en mi corazón ese encuentro como un gran regalo del Cielo.

Nunca más lo volví a ver personalmente, pero siempre estuve al tanto de cada uno de sus trabajos y de su vida, tanto así  que desde que él abrió su cuenta en Facebook, lo seguí para sentirlo más cerca, aprender de cada publicación que hacía en su perfil y luego, cuando hizo público su cáncer y estado terminal lo acompañe en la distancia virtual.

Fernando Soto Aparicio no solo fue un gran poeta, escritor y periodista colombiano, fue un sabio que supo cuándo escribir su último libro, el de su muerte— Bitácora de un agonizante, noviembre de 2015, cuándo cerrar su cuenta de Facebookhace tres días—  y cuándo morir el último día de la Feria Internacional del Libro de Bogotá.

Fernando Soto Aparicio. Foto tomada de
su muro Facebook
Hoy le rindo este pequeño homenaje, a aquel hombre que ha partido a los 83 años luego de luchar contra un cáncer terminal y que con su última obra nos enseñó que un escritor debe despedirse de su público y que esta labor no termina porque la vida se está yendo y por ello nos entregó su último trabajo <<Bitácora de un agonizante>> que fue escrito para la muerte, luego de haber escrito para la vida y tuvo la fuerza para contar en ella todo lo que le agobiaba.

Hoy se va un grande, un hombre que fue perseguido por su pluma liberal y revolucionaria; un periodista que compartió sus escritos en diferentes periódicos y revistas de Colombia; un hombre que sin saber fue mi maestro, al que admiró y admiraré por siempre; un ser humano que murió con la paciencia de aceptar la muerte como otro capítulo de la novela de su vida.

Descansa en paz Fernando Soto Aparicio que en el Cielo te están esperando  por ti todos esos personajes ficticios y reales a los que liberaste con tus letras. Aunque nunca te postularon para el Nobel, tienes el premio más grande que un escritor pueda tener: el amor de todo un país.

Paz en su tumba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario